(17 de diciembre) - El beisbol coronó para Nicaragua unos inolvidables Juegos Deportivos Centroamericanos, al conquistar la medalla de oro con una victoria 3-1 frente a Panamá, en la gran final del torneo, ante más de 15 mil aficionados que hicieron rugir el Estadio Nacional Dennis Martínez.

El ex bigleaguer Wilton López y el altamente valorado prospecto de Boston, Roniel Raudes, se combinaron para sujetar al bateo panameño, mientras Elmer Reyes le daba vuelta al marcador con un jonrón en el cuarto episodio y Cheslor Cuthbert daba el puntillazo con un hit remolcador en el sexto, para conducir a Nicaragua su séptima medalla de oro en 10 torneos de beisbol de los Juegos Centroamericanos.

Boletín de la jornada #6

El beisbol no podía fallar, con todo y la vieja rivalidad deportiva con Panamá. En casa, estrenando estadio nuevo y armando el mejor equipo posible, incluyendo al bigleaguer Cheslor Cuthbert y media docena de peloteros activos en las Ligas Menores, los pinoleros estaban listos para no defraudar a su público.

Nicaragua ganó invicta. No obstante, de los seis partidos, inició perdiendo cuatro de ellos, incluyendo este último, dándole un toque de dramatismo a cada encuentro.

Panamá anotó una carrera sucia en el primer inning ante Wilton, quien luego a partir del segundo episodio retiró a 11 de 13 bateadores que enfrentó para entregar al partido ganado 2-1 a Raudes.

Fue Elmer Reyes quien puso en ventaja a los nicas, con un cuadrangular en el cuarto episodio con Ofilio Castro a bordo, frente a Davis Romero, un zurdo que tenía amarrado a los pinoleros.

Cheslor le quitó un poco de presión al estrecho marcador, al pegar un sencillo en la sexta entrada para impulsar a Ismael Munguía.

A esa altura, Raudes ya estaba en la colina y su relevo fue impecable, con cuatro innings de un hit, ninguna carrera y cinco ponches.

Los nicas revalidaron el oro que ganaron en beisbol en 2013, cuando le ganaron la final a Panamá, que no vence a Nicaragua en estos juegos desde el 2010.

Gerald Hernández