(14-07-17).- Cuando se le ganó a Panamá 10x5 en el despegue de los VI Juegos Centroamericanos de San Pedro Sula en 1997, nos llenamos de triunfalismo y se consideró que la medalla de oro del beisbol era nuestra. No había forma de pensar algo diferente.

Si bien en 1986 se nos cruzó en el camino Costa Rica, en 1990 caímos dos veces ante El Salvador con Cirilo Herrington, para arrebatarnos la medalla de Oro, y que en 1994 Guatemala nos venció 2x1, Nicaragua era la lógica favorita para ganar este evento. Se llegaba de obtener el cuarto lugar en los Juegos Olímpicos de Atlanta y el quinto en la Copa Intercontinental de Barcelona, por lo que no había qué temer en San Pedro Sula.

Previo a los Juegos de San Pedro Sula, en el diario Barricada titulé un artículo: “Nada qué temer”, y exponía las razones principales: “Aunque las sombras de las sorpresas nos acompañan, no hay nada que temer para este torneo, que debe ser tomado como un paseo, en el que debemos asumir con seriedad nuestras responsabilidades a la hora de jugar”.

“Asdrudes Flores, Francisco Rayo y Marvin Zelaya están listos para abrir este desafío (vs Panamá), el más importante de la fase clasificatoria. Es entrar con pie derecho, venciendo al más difícil. Los salvadoreños y hondureños no deber ser problema”.

“La Selección busca hacer un papel notable en el evento, ya que dispone de suficiente personal para conseguirlo. Cierto, esta vez no fueron Nemesio, Próspero y Vega, los tres zurdos más ofensivos de nuestro beisbol, tampoco está el slugger Stanley Loáisiga ni Jorge Luis Avellán. Pero van Roa, Cardoze, Panal, los Padilla, Edgard López, Sandy, Freddy, Dávila, Alemán, Vallejos, y los mejores lanzadores nacionales”.

“Con todo eso listo, y en un evento donde siempre somos los punteros, ¿qué podemos temer?”

Buen despegue

Alex Torres dirigía al equipo que arrancó fuerte, luciendo invencible. El 6 de diciembre, se tuvo una cómoda victoria 10x5 sobre Panamá.  

Pese a que los canaleros tomaron ventaja 1x0 en el primer episodio, que pasamos los dos primeros innings sin ligar hit y que Asdrudes Flores salió explotado por descontrol en el quinto acto, siempre hubo confianza en la victoria. Se disponía de suficiente armamento y carácter para resolver el desafío, que se jugó en ocho episodios por falta de visibilidad.

En dos bateadas, en las que la Selección consiguió rallies de cinco carreras, se definió la batalla. En el primer rally de cinco, en tercer inning, se descontroló el zurdo Darío Agrasal. Llenó las bases con golpes a Sandy y Cardoze, más boleto a Freddy. Sorprendió a Sandy, pero un error del jardinero José Solís, volvió a llenar las bases. Juan Campos relevó y golpeó a Reynaldo Padilla para permitir el empate, Ramón siguió con doble productor de dos, Vallejos dio la cuarta y en rola de Alemán se anotó la quinta.

Asdrudes Flores, que en el primer inning soportó una carrera, colgó tres scones sin hit, pero en el quinto perdió el dominio del juego y explotó, dejando la pizarra 5x3, tras hit de dos carreras del emergente David Rivas con casa llena. Relevó Marvin Zelaya y aunque llenó la casa con boleto, ponchó a los siguientes dos, para mantener la ventaja, y a la poste apuntarse la victoria.

La Selección hizo un segundo rally de cinco anotaciones en el sexto ya con dos outs. Doble de Cardoze, base intencional a Panal, doble productor de Reynaldo, golpe a Ramón, boleto a Vallejos y doble barre-base de Martín Alemán, garantizaron el juego, sin importar que en el octavo, los canaleros atacaron con dos carreras, una de ellas por error de Dávila. 

Cerca de la hazaña

El zurdo Francisco Rayo se quedó a la orilla de un juego sin hit ni carrera, al reducir en un hit al equipo de El Salvador, al que se noqueó 15x0 en 7 innings.

Rayo en cinco innings permitió sólo un hit, cedió una base y ponchó a dos. Lanzó perfecto los primeros 3.2 episodios. Lo relevaron José Luis Quiroz y Martín Bojorge en un inning cada uno.

Mientras tanto, el ataque pinolero descargó 18 hits, de ellos jonrones de Ramón y Reynaldo Padilla, Norman Cardoze y Sandy Moreno, que dieron cuenta de cuatro lanzadores que actuaron por El Salvador.

Se anotaron dos en el primer inning, remolcadas por Cardoze, dos en el segundo, en que jonroneó Ramón Padilla; en el tercero, Panal y Reynaldo Padilla produjeron dos cada uno. Se marcaron tres en el quinto, sobresaliendo dobles de Panal y Ramón Padilla, que produjo dos. En el sexto se anotaron cinco, por jonrón solitario de Cardoze, tres por jonrón de Reynaldo y otra por hit de Freddy. La carrera 15 la produjo Sandy, conectando jonrón en el séptimo.

Reynaldo fue el más destacado en la producción, con 4 remolques; Ramón produjo 3, Cardoze también tres bateando de 4-3 y Ariel Delgado bateó de 5-4. 

Honduras evitó el nocaut

Luego de anotar 9 carreras en los dos primeros innings, Nicaragua parecía encaminada a un segundo nocaut, esta vez ante Honduras. Sin embargo, el relevista Carlos Molineros paró en seco el ataque nica, pero no impidió la derrota 9x3.

El día 9 de diciembre, la Selección le anotó 7 carreras en el primer inning al abridor Fernando Camacho, que apenas sacó un out. 

Hits consecutivos de Sandy, Freddy, Cardoze, Roa, doble de Panal, fly de sacrificio de Reynaldo Padilla, un error del inicialista, triple de Vallejos, que explotó a Camacho. Doble de Dávila recibiendo a Molineros y sencillo de Sandy, se conjugaron para el rally. En el segundo, el segundo jonrón de Reynaldo Padilla con uno a bordo, puso el 9x0 imponente.

Nadie se imaginó que Molineros se sostendría en la colina hasta el fin de la faena. Le dieron 8 hits, pero colgó seis ceros, sobreviviendo a una feroz presión en casi todos los innings.

El triunfo fue para Nelson Saldaña, que lanzó para dos hits en cinco innings, y lo relevó Vicente Padilla, que aceptó otro par de imparables. Los dos fueron víctimas de fallas defensivas, que fueron las que provocaron las tres anotaciones. Los hondureños ligaron cuatro hits, tres de ellos de Juan Jirón.

Se completó la fase clasificatoria con angustioso triunfo 11x9 sobre Guatemala, que en el octavo episodio puso nerviosos a los pinoleros.

Los guatemaltecos descifraron a Agustín Hernández con tres carreras en el primer inning, combinando doble, sencillo empujador de Luis Figueroa, triple de Jorge Gutiérrez y hit productor de Josén Gándara. Relevó Julio César Raudez y los nicas ripostaron con cinco en el cierre.

Tras dos outs y Sandy en la intermedia por golpe y robo de base, hubo hits consecutivos de Henry Roa, Panal, boleto a Reynaldo Padilla, wild pitch que dio la segunda carrera y los avances, doble de Ramón productor de dos y hit impulsador de Vallejos.

Se amplió la pizarra 8x3 con tres carreras en el segundo inning por jonrón de Panal con dos a bordo y Ramón Padilla dio dos más en el cuarto inning con jonrón de con Panal en circulación.

Los guatemaltecos agregaron dos carreras en el quinto inning, y aunque Padilla conectó su segundo jonrón en el sexto inning, los chapines no bajaron la guardia y en el octavo episodio descifraron con cuatro carreras a un descontrolado Martín Bojorge. El sureño golpeó a dos y soportó doble y jonrón de Mario Cruz con dos en circulación. Pero enderezó la nave y cerró el juego sin más consecuencias. Ganó Raudez y perdió Enrique Lemus.

Otra historia

Una vez que el manager Alex Torres le hizo un fuerte llamado de atención a los peloteros, por la ligera apatía en el juego anterior ante Guatemala, el equipo respondió en la semifinal contra los chapines con un nocaut 15x0 que nos dio el boleto a la Final vs Panamá.

Se conectaron 16 hits, sobresaliendo un jonrón de Ariel Delgado con dos en circulación, para producir cuatro y concretar un rally de 7 carreras en el cuarto inning. 

Los guatemaltecos confiaron en Estuardo Mira, esperando otro milagro como el de 1994, pero apenas pudo sostenerse tres innings en la colina, soportando 9 anotaciones, afectado por pobre defensa y un ataque implacable.

Se le anotó una carrera en el primer inning, otra en el segundo, dos en el tercero, y un rally de siete en el cuarto, en que explotó. Ahí relevó Aroldo Alvarez, que soportó el jonrón de Panal y lanzó Eduardo Romero, que cerró el juego y permitió las cuatro últimas carrereas en el sexto episodio.

Ganó Asdrudes Flores, que pese a soportar 9 hits, mantuvo la blanqueada y cerró Agustín Hernández tirando el séptimo episodio. 

Ahogados por la presión

El oro del beisbol se creyó seguro desde el principio, y se consideró que ya estaba en el bolsillo después de "fundir" los brazos guatemaltecos en la semifinal. Sin embargo la segunda cita con el panameño Darío Agrasal, al que se venció en el inicio de los Juegos, fue diferente.

Agrasal dominó a la parte baja de nuestra alineación, además de los dos primeros bates, y se apuntó la victoria 7 carreras por 3, para arrebatarnos la medalla de oro.

Falló José Luis Quiroz, que solo pudo sacar dos outs y soportó cuatro hits, válidos para tres carreras. Bayardo Dávila cometió dos errores en el cuarto episodio, que se convirtieron en dos anotaciones. Henry Roa también se sumó a las fallas y cedió una carrera.

La tanda baja fue dominada por Agrasal. Entre Reynaldo y Ramón Padilla, Julio Vallejos y Dávila, apenas batearon un hit en 14 turnos. Para más, se les sumaron los dos primeros del ataque. Sandy, de 5-1 y Freddy, de 3-0. Los que batearon fueron Cardoze (4-3), Roa (4-2) y Panal (4-2), pero sus batazos resultados intrascendentes porque poca gente había en las bases.

En cambio, los canaleros supieron dar los golpes en los momentos adecuados.

Comenzamos ganando 2x0, pero no fue buen día para Quiroz. Rodolfo Aparicio le abrió con hit y avanzó por wild. Erick González recibió boleto y ambos anotaron por doble de José Solís. Quiroz sacó dos outs, y David Rivas le disparó sencillo empujador y Mario Ruiz le dio otro imparable que lo explotó.

Marvin Zelaya sacó el inning, pero en el segundo le anotaron una. Para el tercero dos errores de Dávila se convirtieron en carreras. En el quinto explotó Zelaya con una carrera, cerrando Chico Rayo.

La Selección solo descontó una en el quinto por doble empujador de Cardoze, y hasta allí quedó el conjunto pinolero. Dos hits sencillos fue lo que se bateó en los últimos 4.2 innings, en que los pinoleros se vieron desesperados porque no podían descifrar los envíos del zurdo Agrasal, que nos quitó la medalla.

Por su parte, Honduras se adjudicó la medalla de bronce al vencer a Guatemala 6x2.

Ariel Delgado fue el campeón de bateo del torneo de beisbol, con promedio de .769, tras conectar 10 hits en 13 turnos oficiales al bate.

También sobresalieron los hermanos Reynaldo y Ramón Padilla, que produjeron 9 carreras cada uno. Ramón se tituló en cuadrangulares, con 3.

Por Martín Ruiz
Especial de Feniba

Beisbol Menor

Galeria de Fotos