No se le dio la debida importancia al torneo de beisbol de los Juegos Centroamericanos en Honduras 1990. Se estimó que al no llegar el equipo de Panamá, como sucedió en 1986, la medalla de oro estaba asegurada. Un titular periodístico de la época,  al anunciar a la Preselección Nacional, decía “A ‘matar’ muertos”, sin pensar en las sorpresas.

Se hizo una gran campaña en el Torneo “José Antonio Huelga” en 1989, que nos clasificó al Mundial de Edmonton, y para los Juegos Centroamericanos, todos consideraron que no habría dificultad para imponerse en Tegucigalpa.

“Cierto que sin Panamá, el triunfo pinolero es inminente, pero se tomó en cuenta que este torneo es clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Cuba y ante los serios compromisos de este año, resulta importante mantener continuamente el fogueo y contacto entre los principales seleccionados”, decía la nota de El Nuevo Diario.

La “Pre” la integraban los receptores Genaro Llanes y Marlon Abea, los infielders Nemesio Porras, Próspero González, Julio Medina, Franklin López, Bayardo Dávila y Ariel Delgado. Para los jardines estaban Ramón Padilla, Carel Lampson, Erly Britton, Bismarck Guadamuz y Angel Zúniga. Había diez lanzadores: Epifanio Pérez, Martín Bojorge, Manuel Cerda, Martín Polanco, Asdrudes Flores, Carlos Hebbert, Jess McCoy, Roberto Reyes, Joaquín Avendaño y Cristóbal Cárcamo.

Las prácticas iniciaron el 26 de diciembre y sólo duraron 15 días. Davis Hodgson, campeón defensor en el “Pomares”, estaba al frente del equipo.

Al final, además de los ausentes eran Alvaro Muñoz, Freddy García y lanzadores como Radbony Sánchez, Diego Raudez y el novato sensación José Luis Cardoza, los descartados fueron Epifanio, Bojorge y Cerda, en la consideración de que se tenía suficiente pitcheo para los seis juegos programados.

Sin embargo, todo se derrumbó.

Lo sucedido en Tegucigalpa, es una mancha en la historia del beisbol pinolero, ya que no estaba en los cálculos. Nicaragua era el favorito lógico para ganar la medalla de oro en beisbol, pero El Salvador, con un nicaragüense en su róster como es Cirilo Herrington, nos ganó no solo una vez, sino dos y nos desplazó del podio de ganador.

“Lo que pasó en Honduras fue increíble. Nadie lo ha digerido”, dijo Julio Medina cuatro años después, cuando la Selección se preparaba para Los V Juegos en San Salvador.

¿Qué afectó más en aquel momento?, se le consultó.

"Posiblemente el exceso de confianza. Yo no diría subestimación porque nosotros no acostumbramos eso, sin embargo nos faltó hambre de victoria, afán de destrucción. Ahora no será igual".

La campaña

El despegue fue alentador. Se venció 10x3 a Guatemala, con ataque de 15 hits, que incluyó jonrón de Ramón Padilla, quien remolcó 3 carreras y anotó 2. Se anotaron 5 carreras en el quinto inning y se remató con 3 en el séptimo.

Bayardo Dávila como lead-off, de 4-2, con doble, una anotada y una impulsada, Ariel Delgado de 3-3, una anotada, dos impulsadas, Genaro Llanes de 4-3, doble, dos anotadas una impulsada.

Carlos Hebbert lanzó pelota de 4 hits sencillos y una carrera permitida en 5 innings, en los que ponchó a 3. Lo relevó Roberto Reyes, a quien le batearon 5 hits, un triple y le anotaron dos carreras. Dio dos bases y ponchó a dos. Perdió Raúl Zapata, que en 5 innings permitió 7 carreras y 11 hits.

Remató Cirilo

Los salvadoreños sorprendieron a la Selección pinolera venciéndole 5x3 con taponeo del nica Cirilo Herrington, quien en 3 episodios limitó en dos hits a sus paisanos. Era la primera vez en la historia que un equipo salvadoreño de beisbol vencía a los nicas, que ganaron los 15 previos.

Asdrudes Flores no fue lo suficientemente consistente en dos episodios y entregó el juego perdido 3x0, al no sacar out en la tercera entrada, en que los salvadoreños anotaron dos veces y sumaban 6 hits. Relevó el debutante Cristóbal Cárcamo.

Los nicas descontaron dos carreras en el cuarto inning contra Aurelio Villalta, pero los salvadoreños agregaron la cuarta en el sexto, explotando a Cárcamo, quien se sostuvo tres episodios.

En la séptima, Nicaragua estrechó la pizarra 4x3, explotando a Villalta y al relevista Mario Flores, que cedió una base. Llegó Cirilo y anuló la batería pinolera en 3 innings, mientras El Salvador agregaba su quinta carrera en el séptimo episodio ante Joaquín Avendaño con fly de sacrificio.

Ganó Villalta y perdió Flores. Cirilo se acreditó salvamento.

Dos nocauts

Costa Rica y Honduras pagaron los platos por la frustración pinolera, soportando feroces palizas 16x2 y 19x4 respectivamente.

Ante los ticos el 9 de enero, se conectaron 18 hits, de ellos seis dobles, encabezados por Ariel Delgado, que bateó de 4-3, tres dobles, para anotar 2 y remolcar 4; Julio Medina bateó de 4-4, con tres anotadas, Nemesio Porras de 5-2, con 3 anotadas, Angel Zúniga 3-2, 2 anotadas, 2 impulsadas, Ramón Padilla 3-1, doble, dos anotadas, dos impulsadas, Bismarck Guadamuz 3-2, una anotada, una impulsada.

El veloz lanzador costeño Jess McCoy caminó toda la ruta, soportando 6 hits, al tiempo que ponchaba a 6. Permitió dos carreras limpias y se acreditó una cómoda victoria. Perdió el abridor Allan Sime, que en tres episodios permitió 8 carreras limpias con 8 hits. Lo relevaron Yamil Sáenz y Mario Guzmán.

Al días siguiente, ligando 17 hits a siete errores, la Selección Nacional noqueó 19x4 a Honduras, que soportó 9 ponches de parte del zurdo Martín Polanco, que tiró todo el juego, permitiendo seis hits, entre ellos jonrón de Antenor Rivas con dos a bordo.

Los seleccionados repartieron su ofensiva. Angel Zúniga de 4-2, 3 anotadas, Julio Medina 6-3, 4 anotadas, 3 impulsadas, Nemesio Porras 4-2, un doble, 3 impulsadas, Ariel Delgado 5-2, jonrón, 1 anotada y 4 empujadas, Ramón Padilla 5-2, doble, 2 anotadas, Bismarck Guadamuz 3-2, doble, 2 anotadas y 2 impulsadas, Marlon Abea 4-1, 3 anotadas, Bayardo Dávila 3-2, 3 anotadas y 2 impulsadas.

Hildebrando Saldaña perdió el juego, lanzando 2 innings en los que permitió 7 carreras, Carlos García admitió 4 carreras sin sacar out y Gustavo Suazo en 4 innings admitió 8 hits, con el jonrón de Delgado.

Rumbo a la final

Nicaragua noqueó a Honduras 17x1 y El Salvador 10x0 a Costa Rica, quedando listos para disputar la Final de los IV Juegos.

Carlos Hebbert aisló dos imparables de Honduras, pero perdió la blanqueada en la segunda entrada cuando Gustavo Jirón le conectó doblete y pasó a tercera por bola ocupada, desde donde anotó por elevado de sacrificio de Gerardo Dimas. El otro indiscutible lo admitió en el quinto episodio de parte de Henry Rodríguez.

Hebbert cerró fuerte el desafío ponchando a los tres últimos que enfrentó. Contó con el respaldo de 14 hits de la ofensiva pinolera.

Angel Zúniga estuvo activo con el bate conectando de 4-3, con tres carreras anotadas, Próspero González se fue de 4-2, anotó 3 carreras e impulsó dos; Marlon Abea, receptor debutante en la Selección, bateó de 4-2 con dos anotadas y tres impulsadas.

Bayardo Dávila lo hizo de 4-2 e impulsó tres carreras, Ariel Delgado impulsó dos con un hit y fly de sacrificio, en tanto Próspero y Guadamuz bateaban un doble cada uno.

Por el equipo catracho lanzaron Stuart Nasser, Armando Barahona y Gustavo Suazo, este último que permitió 13 carreras.

Para el juego decisivo, el ego de los invictos salvadoreños estaba crecido, incluyendo a Cirilo.

“Les tengo tomadas las medidas y quiero demostrar que lo del otro día no fue una casualidad, pues tengo suficiente cuerda para mantener nueve entradas, ya lo verán”, sentenció Cirilo Herrington, que estaba listo para lanzar en el juego por la medalla de oro.

Falla inesperada y adiós medalla

Un error en tiro del short stop Julio Medina en rola fácil de Rodolfo Rosales, permitió a José Marroquín anotar en la novena entrada, para quebrar el empate 4x4 y El Salvador derrotó 5x4 a Nicaragua, conquistando el Oro en el beisbol de los IV Juegos Centroamericanos en forma invicta.

Nuevamente fue Cirilo Herrington el hombre encargado de silenciar la fuerte batería nacional al relevar durante 3.2 entradas sin anotaciones y aceptó un sencillo. Dio tres bases y ponchó a uno.

Cirilo fue declarado el Jugador Más Valioso del certamen, por haber salvado dos y ganado un partido, el más importante, que enviaba a los salvadoreños de cabeza a los Juegos Panamericanos de 1991 en La Habana, Cuba.

Nicaragua arremetió contra el abridor Aurelio Villalta con tres hits y dos carreras en el cierre del segundo, donde hubo doblete de Angel Zúniga. Los salvadoreños nivelaron 2x2 en el cuarto contra Joaquín Avendaño llenando las bases con sencillos de David Nolasco y Oscar Ruiz más boleto a Cirilo Herrington. Carlos Medina, con fly de sacrificio impulsó a Nolasco, y out después Ruiz anotó por wild pitch.

Nicaragua volvió a la carga y explotó a Villalta en el cierre del cuarto inning, tomando ventaja de 4x2 que parecía definitiva. Padilla se embasó por error, Guadamuz conectó sencillo y Britton corrió por él. Llanes de emergente por Abea conectó sencillo impulsando a Padilla.

Cirilo entró al rescate por Villalta y Bayardo Dávila ejecutó un squeeze play, anotando Britton. Pero fue todo para Nicaragua, pues Cirilo se agigantó nuevamente en el montículo, anulando totalmente a los nuestros en los 3.2 innings que lanzó.

Carlos Medina abrió el séptimo de El Salvador con doblete, explotando a Avendaño. Roberto Reyes relevó y dominó la entrada, pero empataron sensacionalmente el marcador 4x4 bateando cuatro imparables en la apertura del octavo.

Rodolfo Rosales conectó sencillo. Reyes ponchó a Clemente Monterrosa, pero David Nolasco le bateó hit. Oscar Ruiz dio el segundo out en elevado al bosque central. Sin embargo las esperanzas se desvanecieron cuando Cirilo y Medina conectaron sencillos para la igualada.

En el cierre del octavo, el emergente Franklin López falló en foul fly al receptor teniendo a dos a bordo y dos outs.

Y llegó la novena entrada. Después de un out, José Marroquín conectó doble. Rubén Rosales fue ponchado por el curvista Reyes.

Rodolfo Rosales conectó rola al short. Julio Medina tomó la pelota pero hizo un tiro alto y desviado. Nemesio no pudo controlar la bola, la que se filtró al banco salvadoreño para que anotara Marroquín la valiosa carrera. Monterrosa cerró la entrada con rola a tercera.

Cirilo Herrington sacó out fácilmente a Angel Zúniga y Medina. Nemesio Porras le negoció la inicial y Panal en conteo de 3 y 2 le conectó sencillo enviando a Porras a la antesala, con la potencial carrera del empate.

Próspero González era la máxima esperanza pinolera, con la orden de esperar y batear en conteo. La tensión subía al máximo y todo terminó cuando Próspero al primer lanzamiento, una bola alta y afuera, sin mucha velocidad, elevó al prado izquierdo, para concluir la batalla.

Los salvadoreños conectaron 12 imparables por 9 de los nicas, que cometieron un error, el más costoso del certamen. Ganó Cirilo lanzando 3.2 entradas y perdió Roberto Reyes trabajando 3 innings, soportando 5 hits, 3 carreras, dio un boleto y ponchó a tres.

El Salvador ganó invicto el torneo con 6-0, Nicaragua segundo con 4-2 y Honduras (3-3) fue tercero, al vencer 2x1 a Costa Rica (1-5). Guatemala se fue con balance 0-4.

Resumen

El salvadoreño David Nolasco fue el campeón de bateo con promedio de .542, producto de 13 hits conectados en 24 turnos oficiales al bate. Angel Zúniga, de Nicaragua, fue el subcampeón, con promedio de .500, al batear 9 hits en 18 turnos. Los otros miembros del grupo de diez mejores al bate, están los salvadoreños Rodolfo Rosales, .464 y Oscar Ruiz, .455. Antenor Rivas, de Honduras, bateó .435, Ariel Delgado, Nicaragua, .417 (10-24) y Julio Medina, .407 (11-27), Mauricio Montenegro, de Guatemala, .400, Nemesio Porras, de Nicaragua, .385 (10-26) y el guatemalteco Byron Dávila, con .375.

El salvadoreño Rodolfo Rosales fue el máximo anotador y robador de bases con 10 y 4 respectivamente; Julio Medina fue el líder empujador, con 13, Ariel Delgado y el hondureño Antenor Rivas, compartieron el liderato de jonrones, con 2 cada uno. Cirilo Herrington fue el Más Valioso del torneo.

En pitcheo, Carlos Hebbert, de Nicaragua y Wilfredo Flores, de El Salvador, ganaron 2 juegos cada uno. Flores fue líder en efectividad con 0.56, al permitir 1 carrera limpia en 16 innings. Hebbert fue segundo en efectividad con 0.95, una limpia en 12 innings, y el hondureño Marlon Ramírez lo hizo para 1.50 (3-18.0). Cirilo Herrington salvó dos juegos y Martín Polanco, de Nicaragua ponchó a 9.

Por Martín Ruiz
Especial de Feniba

Beisbol Menor

Galeria de Fotos