El éxito obtenido en la Copa Intercontinental celebrada en Managua, en que se ocupó el cuarto lugar, confirmando al beisbol nacional como una de las potencias mundiales, animó a la dirigencia a tomar acción en los Juegos regionales, que tenína de escenario San Salvador, El Salvador.

Todavía estaban humeando los bates pinoleros, que el día 25 de noviembre completaron la victoria 8x2 sobre Colombia que nos cedió la cuarta posición en la Copa, cuando se debutó en los Juegos Centroamericanos de San Salvador.

Los Juegos Deportivos Centroamericanos se iniciaron en 1973, pero el beisbol no asistió a la cita en Guatemala, ya que fue el momento en que se produjo la división del beisbol nacional y que tenía “repartidos” a todos los seleccionados.

Ya convencidos de la necesidad de contar con selecciones compactas, los dirigentes pinoleros estaban en conversaciones, las que terminaron unificando el beisbol en 1978. Y los Juegos funcionaron debidamente.

Noel Areas, que alcanzó el subcampeonato Mundial en 1974 en Estados Unidos y de notables resultados en el Mundial de Cartagena en 1976 y la Copa Intercontinental de 1977, fue nombrado manager del equipo, con la valiosa asitencia de Argelio Córdoba.

Prácticamente se llevó al mismo equipo que compitió en la Copa Intercontinental, que presentaba en el infield a Arnoldo Muñoz, César Jarquín, Wayne Taylor, Roberto Espino, Julio Mairena y Julio Sánchez. En los jardines destacaban Ernesto López, Rafael Valle, Julio Cuarezma, Douglas Moody y Pablo Juárez, en tanto en la receptoría estaban Vicente López, Cruz Ulloa, y Miguel Brown.

El staff de pitcheo lo encabezaban Porfirio Altamirano, Emir Darce, Claudio Sequeira, César Castro, Julio Espinoza, Antonio Cadena.

JOS JUEGOS

Se debutó el 28 de noviembre con triunfo 9x3 sobre Costa Rica, juego que ganó Marcos Salas. Nicaragua conectó 13 hits, uno de ellos jonrón de Ernesto López. Los ticos conectaron 8 imparables y Canuto Kennedy cargó con la derrota.

Al día siguiente se produjo uno de los juegos más espectaculares de los nicas en los Juegos Centroamericanos, cuando se le ganó dramáticamente a Panamá 7 carreras por 3. Nicaragua estuvo todo el tiempo atrás en el marcador, afectado por tres errores y aunque apenas era el segundo desafío, cualquier traspié significaba la pérdida de la medalla de oro, en vista de que sería campeón el de más victorias.

Se llegó al noveno inning perdiendo 3x2, pero los canaleros se desconcertaron y permitieron el empate. Luego, ante la fuerte presión, surgió Julio Mairena con cuadrangular con las bases llenas que nos dio el triunfo. Cada equipo conectó 10 hits y la victoria se la adjudicó Julio Espinoza. Perdió Santos Gutiérrez.

Como en otras ocasiones, en que los equipos centroamericanos ponen mucha resistencia, Guatemala se paró fuerte, y se les ganó 3x2, con una jugada de squeeze play en el décimo inning. Ganó en relevo Julio Espinoza. Nicargua conectó 8 hits y no se aprovecharon los cinco errores de los chapines. Perdió Noel Ortiz.

El juego de la coronación fue de una sola cara. El zurdo Antonio Cadena limitó a 3 hits la ofensiva de El Salvador y se acreditó la victoria 7x1. Nicaragua conectó 11 hits, para terminar invicto con 4-0. Panamá fue segundo con 3-1 y El Salvador tercero, con balance 2-2.

El panamerño Ricardo Baker fue el campeón de bateo con promedio de .571, al conectar 5 hits en 14 turnos oficiales al bate. Julio Cuarezma fue subcampeón, promediando .467 (7-15), en tanto Pablo Juárez bateó .417 (5-12).

Los otros bateadores nicaragüenses batearon así: Vicente López .357 (5-14), Ernesto López .353 (6-17), Rafael Valle .300 (3-10), Arnoldo Muñoz .267 (4-15).

En carreras impulsadas, Julio Mairena fue líder en carreras impulsadas con 6, Pablo Juárez y Ernesto López impulsaron 4 cada uno. Julio Cuarezma fue segundo en carreras anotadas, con 5, Pablo Juárez y Rafael Valle anotaron 4 cada uno. Vicente López conectó dos dobles.

Nicaragua fue segunda en ofensiva, escoltando a los panameños. Se bateó para .298, producto de 42 hits en 141 turnos oficiales al bate. Es anotaron 26 carreras. De los imparables, cinco fueron dobles, dos triples y dos jonrones.

En pitcheo, el mejor pinolero por efetividad fue Claudio Sequeira, con 0.00 en 6.1 innings, en los que sólo aceptó dos hits. Julio Espinoza, que ganó dos juegos como relevista, también actuó para 0.00 en 5.1 episodios, en los que permitió 4 hits. Antonio Cadena, con jornada completa y una victoria, lanzó para 1.00, en tanto Marcos Salas, ganador de un juego, en 6 episodios lanzó para 3.00, al permitir 2 carreras limpias de un total de 3 en 6 innings. Le batearon 6 hits.

Como dato curioso, en éstos Juegos, el nicaragüense Aubrey Taylor, que brilló en nuestra pelota, siendo seleccionado hasta 1973, jugó con El Salvador y fue el líder en efectividad, con 0.00. Permitió una carrera sucia en 11.2 innings.

Por Martín Ruiz Borge
Especial de Feniba

Beisbol Menor

Galeria de Fotos